El postnatal, el backstage

14 Ago

lactancia_materna_1280Como les dije en una columna anterior, soy padre hace casi 2 años. Antes de serlo, antes de siquiera saber que mi pareja (en ese entonces, polola) estaba embarazada, escuchaba el término postnatal y me imaginaba un escenario muy limitado y equivocado. 6 meses en donde la mujer deja de trabajar para quedarse en la casa. Así es como muchos lo definirían. Y yo, en mi ignorancia y falta de empatía total, también lo definía así. Un mensaje bastante limitado y erróneo y que le dice al mundo que el postnatal son vacaciones pagadas por 6 meses. Si Ud. que me lee es madre, tendrá todo mi permiso por llamarme estúpido. Y es que tuve que vivir el postnatal para darme cuenta de lo mal que estamos como sociedad al no darle la importancia necesaria a tan vital proceso de la vida.

Si ud es hombre, el postnatal no tiene muchos cambios. Usted duerme. Usted se levanta. Se baña TRANQUILO. Sale. Trabaja. Almuerza a un horario definido. Sale del trabajo. Llega a su casa. Eso es más o menos como vive un hombre su postnatal. Y para peor, muchos llegan a la casa y le exigen a la madre de su hijo recién nacido que les tenga comida, que la casa esté limpia, que las cuentas estén pagadas y que trate de no molestar ya que el hombre estuvo 8 horas trabajando mientras ella, ha estado de vacaciones. Muchos, y me incluyo en este grupo de cavernícolas, llegamos pensando así con algunos matices. Recuerdo mis primeros días de postnatal en donde llegaba a al depto y encontraba desorden, ropa sin lavar, platos sucios y otros cosas que me hacían enojar. Bastante idiota mi reacción, porque lo primero que YO debí haber hecho es preguntar, hablar, comunicarme y EMPATIZAR.

¿Veamos el otro lado de la moneda? Si ud es mujer, el postnatal es un cambio en 180 grados inimaginable. Podrá haber leído muchos libros o escuchado muchas historias, pero al final del día, su postnatal es único. Primero, ¿Cómo durmió? No creo que muy bien, o al menos, no 8 horas seguidas como su pareja. Mas encima en cada despertar del hijo, ud si se tuvo que despertar, ya sea a cambiar los pañales o a dar leche. Llega la mañana y ud se encuentra sola en la casa. Su pareja ya se fue al trabajo. ¿Tomará desayuno? Mejor dicho, ¿a que hora tomará desayuno? Considerando que tiene un ser que sólo sobrevive estando ud a su lado, el tomar desayuno se vuelve casi un sueño. Para que hablar sobre darse una ducha. Para ud deben ser 5 minutos (y sí, puse 5 minutos porque no creo que se demore más) del terror, ya que en ese pequeño lapso de tiempo, se imagina las mil y una cosas que le pueden pasar a su hijo. Llegamos al almuerzo. Misma historia del desayuno. Se conformará con algo fácil y rápido de hacer. Olvídese de preparar algo exótico. El arroz y el puré serán sus mejores amigos. Llegamos a la tarde. Su pareja entra por la puerta y le pinta los monos por el desorden. Si no nos ha pegado una patada en los testículos, es porque eso significaría que la guagua se despertara.

Sé que el postnatal es más difícil de lo que se puede describir en un simple párrafo, pero trate de acercarme lo más posible. Y es hora de que lo hablemos tal cual es. Un tiempo muy exigente para nuestras parejas en donde el 100% del tiempo están pendientes de nuestros hijos. En cambio uno, sale al trabajo. Es trabajo, de acuerdo, pero uno SALE AL MUNDO EXTERIOR. Uno se puede duchar por 5, 10 o hasta 15 minutos sin miedo. ¿Almorzar? Porque no darme 1 hora para disfrutar de un buen plato. Y teniendo todo eso, ¿llegamos a la casa a armar problemas?

Hombres, seamos empáticos con nuestras parejas. Están cuidando a nuestros hijos. Ese es _MG_6958-2el trabajo más importante que tienen en la vida. Nosotros preocupémonos de lavar la ropa, limpiar la cocina, planchar, hacer la comida en la noche, etc. Las tareas de la casa se comparten, y en esta etapa nos toca a nosotros encargarnos de ellas para que así, nuestras parejas se sientan cómodas y no al revés. Cuidemos de ellas para que estén tranquilas y puedan cuidar de nuestros hijos mientras nosotros estamos de vacaciones trabajando. Mujeres, uds hablen con sus parejas. Muchos hombres somos idiotas y a veces necesitamos que nos digan esas cosas que para uds son obvias. Sólo mejorando la comunicación, se puede llegar a un puerto en común y vivir una vida en familia tranquila en donde cada uno aporte con lo que puede.

Anuncios

Yo también quiero hablar de las AFP´s

14 Ago

Todos hablan de ellas. La radio, la televisión y la calle. Mucho se ha hablado. Y con esta humilde columna, yo también quiero dar algunas opiniones:

  1. Competencia: no existe. Todos hemos recibido cartolas que informan que cada AFP es mejor que la otra por rentabilidades en distintos fondos. Pero cuando uno ve las diferencias en la rentabilidad, no son más de un 2 a 3% de diferencia entre una AFP y otra. Por ende competencia de rentabilidad no existe, porque si la hubiese, estaríamos bombardeados por publicidad de esa AFP con rentabilidad considerablemente mejor. Los fondos en los que invierten tampoco son muy diferente entre una y otra. Esta parte yo la presumo un poco, ya que cuando pregunté en mi AFP donde estaba invertida MI PLATA, me respondieron que no podían decirme. Pero de nuevo, si una estuviera invirtiendo en fondos distintos al resto, se notaría en su rentabilidad. Al final del día, la gran diferencia es la comisión. Es decir, tenemos 5 AFP con miles de trabajadores, cuyo único diferencial es cobrar menos mensualmente por el manejo de nuestra plata. Cuando día a día se sabe mas y mas sobre las AFP y lo que hacen con nuestra plata, sorprende que no se les ocurra (o no quieran) ningún tipo de diferenciación. Y no hablo de atención al cliente ni nada. ¿Si hay AFP´s que le prestan plata a bancos o empresas estratégicas del mercado, no sería “lindo” que esa AFP, con el fin de diferenciarse del resto, ofreciera beneficios a sus afiliados? Por ejemplo, AFP Vejez Linda, le presta plata al banco Plata linda, y con el fin de ser distinta, le dice a sus afiliados “Si ud nos elige, le prometemos que al momento de pedir préstamos con banco Plata Linda, ud tendrá una tasa de interés preferencial”. No sé si esto será legal o no, pero sería una buena forma de que las empresas altamente cuestionadas mejoraran un poco su imagen. Además, mi plata se la prestan al banco a un interés, y ellos me la prestan a mí a un interés mayor, por ende, ni siquiera debiese ser un “favor” de la AFP.
  2. Apuntemos al cotizante, pero y ¿las empresas?: muchas propuestas se han dicho. jose-pinera-AFP-Estatal-620x330Varias, del mundo empresariado. Expertos, economistas, ex presidentes, ex directivos, gerentes, etc. Muchas personas que viven en una realidad alterna, apuntan sus dardos y cambios al cotizante. Para mejorar la pensión hay que atrasar la edad de jubilación. Para mejorar, cotizante tiene que aumentar porcentaje de aporte. Ideas para mejorar en donde el sacrificio lo debe hacer el trabajador. Yo me pregunto, ¿y el empresariado? ¿Acaso no tiene nada que aportar? ¿Por qué no se le da más énfasis en que el empleador debiese aportar al fondo del trabajador? ¿Por qué nadie dice que para mejorar las pensiones se deberían empezar a subir los sueldos? Estamos en un país en donde el 80% gana menos de 500 mil pesos. Si se decidiera subir los sueldos, los chilenos tendríamos más plata en los fondos. A lo que voy con todo esto es que el gran y solidario empresariado podría empezar a sacrificarse ellos primero antes de “pedírselo” a los trabajadores.
  3. Bajas pensiones, parte del problema: de que las pensiones son y serán bajas no sorprende a nadie (bueno, menos a don José). Y ese es el gran problema de llegar a ser viejos. Pero vayamos más allá. Otro gran problema es lo “mal parados” que nos pillará la jubilación. Cuando gran parte de los trabajadores gana bajos sueldos, por ende, vive una vida pre-jubilación muy endeudada, es obvio que al momento de jubilar, tendremos la tormenta perfecta. Un bajo sueldo con alguien endeudado a quien se le cobra todo. Si los trabajadores tuvieran sueldos dignos, tuvieran préstamos de bancos sin intereses abusivos y sus hijos tuvieran educación gratuita, las malas imagespensiones no harían tanto ruido como lo hacen hoy, ya que bajo esas condiciones, posiblemente a muchos los pillaría mejor parado la jubilación. Pero estamos en Chile y eso aún no sucede, por lo que al momento de jubilarse, llegaremos con una mala situación económica que sumado a una baja pensión y gastos en salud caros, nos dejará al borde de la quiebra.
  4. Limitemos sueldos de gerentes y directivos: ¿Cuánto ganan los gerentes y directivos de las AFP´s? ¿Este dato no debiese ser de público conocimiento? Mal que mal es nuestra plata la que le paga sus sueldos. No sé cuánto ganan pero imagino que debe estar por sobre los 5 millones de pesos al mes. Teniendo en cuenta de que ellos son los que manejan nuestra plata, ¿No debiese haber alguna limitación de sueldos máximos? Por ejemplo que los sueldos no superen 15 veces la pensión promedio. Al menos así, habría un incentivo por mejorar el escenario.

Que las AFP´s no han cumplido con lo prometido no es noticia. Pero ya es hora de que empecemos a hablar de temas impuestos por nosotros, los trabajadores, y dejemos de escuchar recomendaciones de expertos, que de seguro, no se jubilarán con una pensión de 200 mil pesos.

¿En que minuto abandonamos a nuestros hijos?

14 Ago

Hace 1 año y 10 meses que soy padre y lo primero que diré es que sé muy poco. Nadie me preparó y tampoco fue algo que estudié. No he leído libros ni muchos artículos. No he ido a cursos ni tampoco a talleres. Nunca he asistido a un sicólogo. Pero a pesar de todo eso, he vivido y he escuchado frases que me hacen concluir, por mientras, que estamos construyendo, o mejor dicho, destruyendo, a una sociedad.

obama-babyA mi hijo lo hemos criado, hasta ahora, sobre la base del amor y el cariño, tratándolo siempre como un ser humano que ha llegado a este mundo a aprender, a experimentar y a enseñarnos mucho. En cierta forma, y no quiero sonar cliché, pero en los primeros años de vida, ellos tienen más que enseñarnos a nosotros, que lo que nosotros como padres tenemos que enseñarles a ellos. Ante eso, lo más preciado que puedo darle yo a mi hijo es amor y cariño. Pero por lo que he visto y escuchado, la sociedad no piensa igual, y eso, me llama poderosamente la atención.

Partamos analizando una frase tan simple pero a la vez tan repetida como “No lo tomes mucho en brazos porque se va a acostumbrar”. ¿Ud., se ha detenido alguna vez a analizar dicha frase? ¿Qué significa “se va a acostumbrar a los brazos”? ¿Que su hijo va a tener 20 años y va a querer seguir estando en los brazos de Ud.? ¿Acaso no es algo normal tener a nuestros hijos e hijas en nuestros brazos para protegerlos ante cualquier mal? Hace un tiempo, junto a mi señora, quien me ha enseñado mucho y ha abierto mis ojos frente a la importante función de ser padre, comentábamos el daño que ha hecho en miles de generaciones la famosa frase “no lo tomes mucho en brazos o se va a acostumbrar”. Frase que ha sido dicha por nuestros padres. Frase que ha sido dicha por nuestros pediatras. Por gente que nos quiere y nos odia. Por gente letrada e ignorante. Una frase que se ha heredado por generaciones y que ha sido una de los causantes de quien sabe cuántas trancas. Y notantrum quiero sonar exagerado, pero no me refiero sólo a la frase, si no que hago énfasis en la filosofía que está detrás de dicha frase. La misma filosofía detrás de “déjalo llorar”. ¿De nuevo, Ud., se ha detenido a pensar en lo absurdo de dicha frase? Para explicar mejor mi punto, tomo como base las reflexiones de un pediatra español llamado Carlos González, a quien recomiendo leer. En uno de sus libros, el analiza algunos comportamientos que como adulto tenemos con los niños, y se pregunta, ¿reaccionaríamos de la misma forma con otro adulto? ¿Ud. que trabaja y es jefe, si tiene un trabajador que por error se equivoca, le pegaría en las manos? ¿Lo dejaría una tarde sin comer? ¿Le prohibiría jugar fútbol o verse con sus amigos? Desde ese punto de vista, suena bastante absurdo, pero la realidad es que como padres, hacemos eso todos los días con nuestros propios hijos. ¿Si ud. ve a un familiar o amigo llorar, lo dejaría así nada más? Imagino que la respuesta es no. Lo normal, o mejor dicho, lo humano sería acercarse y consolar a esa persona, apoyarla, abrazarla, darle cariño y decirle que todo estará bien. Pero con nuestros hijos pasa totalmente lo contrario. Aquí, y ocupo esta palabra a propósito, lo normal es que nos digan “déjalo llorar, tienen que aprender, ya se le pasará”. Y es que hoy, lo normal es negativizar a los niños y negativizar sus acciones. Hago el ejemplo con 2 frases: “Es muy hablador” o “Es mamón”. Acaso no sería mejor decir “¡NO!, no es hablador, es sociable” “¡NO!, no es mamón, es cariñoso”. Creo que al hacer positivo eso que la sociedad nos muestra como algo negativo, ayudamos a nuestros hijos a crecer más seguros, más sanos y más humanos. Porque al niño que le dicen todo el día que es hablador, crecerá con miedo a hablar. Al que le dicen todo el día que es mamón, crecerá con un corazón de hielo. Como padres, somos los primeros que debemos defender a nuestros hijos y cambiar lo negativo por lo positivo, con el fin de criarlos con confianza.

Es hora de que dejemos de pensar que un niño me está “desafiando” porque hace algo “malo” a pesar de que le he dicho 100 veces que no lo haga. Es hora de que dejemos de pensar que los niños tienen que comportarse como adultos. Es hora de que como padres, estemos ahí para entenderlos, quererlos y enseñarles sin gritos ni castigos. Sólo así, creo, dejaremos de destruir, y empezaremos a construir.

¿Somos o no somos amigos?

21 Jul

concertacion2La nueva Mayoría (que en verdad sólo obtuvo el 20% del total del universo de los votos en las últimas elecciones) tiene mayoría en el congreso, tanto en la cámara de diputados como en la de senadores. Si bien, no es una mayoría que le sirve para aprobar todos los proyectos de ley que están en el plan básico de gobierno (educación, reforma tributaria, binominal, constitución, entre otros), es una mayoría que no viene nada de mal y que si sirve para empezar con un buen pie la discusión de los proyectos emblemáticos que quiere impulsar la Pdta. Bachelet.

Pero, al parecer, esta nueva coalición política de centro “izquierda” no es muy distinta a la ya archiconocida Concertación, ya que se siguen viendo las mismas prácticas, miedos y “pagos” que se veían antes. Digo esto porque una vez más la derecha, sin tener mayoría, estando casi moribunda, teniendo a la UDI al borde del abismo, teniendo a un RN que sólo quiere unirse a la DC, logra cumplir con sus deseos propios. Curioso verdad. La minoría en el congreso logra salirse con la suya. Y lo peor, es que lo logra a expensas de los que tienen la mayoría, en este caso, la Nueva Mayoría. Y puedo estar casi seguro, de que los políticos de derecha, cuando llegan a sus casas y hablan por celular o whatsapp con sus colegas, sólo deben reir y decir “estos weones siguen siendo los mismos de siempre”.

Durante 20 años de Concertación, la “izquierda” política le perdonó varias veces la cabeza a la derecha. En especial a la UDChadwick-Longueira-Lavin-PinochetI. El ala
más conservadora y capitalista de la derecha, aquella que ayudó en forma activa a la dictadura de Pinochet, estuvo siempre en la palestra política durante esos 20 años. Y no estuvo por noticias negativas, si no que era por los famosos acuerdos. Y eso lo hizo gracias, en gran parte, a que sus amigos de “izquierda” no hicieran mucho por tratar de sacarlos del espectro político y darles una jubilación anticipada. No sé cuál fue el discurso. No sé qué cara pusieron, pero los políticos de derecha, los mismos que hace unos años hacían oídos sordos a lo que la gente necesitaba, los mismos que preferían no tener contrincantes políticos, los mismos que tenían el brazo armado de la dictadura para sacar del camino a cualquiera que les pudiera incomodar el paseo, ahora se abrazaba y se codeaba con su competencia. Les sonreían y de alguna forma, siendo minoría, hacían que los gobiernos democráticos del ex- Pdte. Aylwin y Frei fueran a sus casas, con cara de susto para lograr acuerdos y poder avanzar (en medida de lo posible) con las promesas que alguna vez hicieron. Así pasaron los años 90 y en cierta forma, uno podría llegar a entender ese actuar. Veníamos saliendo de una dictadura, debía existir estabilidad política, los empresarios debían estar tranquilos, la imagen del país a nivel internacional debía ser fuerte, y todas esas cosas que a los políticos de la transición les gusta contar. Pero al parecer, los de “izquierda” pensaron que sólo así se podía avanzar en el país y se acostumbraron a siempre lograr acuerdos con la derecha. Obviamente, la derecha cumplió su rol. La culpa no es de ellos. Se dejaron querer y aprovecharon la ingenuidad o poca práctica de sus colegas del otro lado.

1455941_1445783302311325_369492135_nLlegó el 2010 y la derecha, después de 50 y pico años, llegó en forma democrática al poder. Me imagino que los amigos de “izquierda”, que se quedaron callados durante tantos años, que le perdonaron tantas cosas a sus “amigos”, tienen que haber pensado que los iban a tratar bien, que los iban a escuchar, y que en cierta forma, les devolverían el favor. Pero para la sorpresa de ellos, esto nunca paso. Los primeros discursos fueron incendiarios. “En 20 días hemos hecho más que en 20 años” fue sólo uno de aquellos. La “izquierda” tiene que haber estado herida. Tiene que haberse pegado la cabeza contra la pared y golpeándose el pecho diciendo “como fuimos tan ingenuos, tan inocentes como para no haber hecho lo que teníamos que hacer. Como les creímos sus sonrisas, sus trajes perfectos, sus caras de perro Chau Chau…y ahora nos pagan con esto…”. Imagino que más de alguno tiene que haber pensado eso en su fuero interno. Y tuvieron 4 años para castigarse, para arrepentirse, pero aún más importante, para aprender.

Ya estamos a 2014 y un nuevo gobierno de “izquierda” está en el poder. Y ahora tienen mucho poder. Claro, las promesas songabinete1 grandes y llenas de expectativas, pero tienen mayoría en ambas cámaras, lo que les da una oportunidad de oro para pagar por todo lo que no hicieron en los 20 años anteriores. Y estaba la primera oportunidad: la Reforma Tributaria. Repito, las expectativas eran altas. La derecha estaba asustada y uno podría pensar que ya no cometerían el mismo error de antes. Los mismos que de un día para otro olvidaron la “amistad” de 20 años, ahora pedían diálogo, que los tomaran en cuenta, que creyeran una vez más en sus sonrisas, en sus trajes perfectos y en que no eran los malos. Estos, siendo una minoría, se convirtieron en los protagonistas y una vez más, se sentaron en sus sofás de cuero y esperaron a que llegara la nueva vieja “izquierda” a preguntarles si les gustaba esto. Me imagino cómo se deben haber reído cuando llegaron a preguntarles su opinión, a lograr un acuerdo, sabiendo que eran minoría. No sólo eso, sino que también sabiendo que estaban casi moribundos. Si la derecha, y siendo más específico, si la UDI hoy resucitó, fue gracias a la Nueva Mayoría, por que una vez más no tuvieron los cojones para impulsar las ideas propias. Les metieron miedo. De todas partes. Los mismos que los felicitaron el día de las elecciones son los que hoy les meten miedo. Los mismos son los que opinan y golpean la mesa enojados cuando no los escuchan. Los mismos, que siendo minoría, logran tomar las riendas del país, cambiándolo una vez más, en la medida de lo posible.

Entiendo que la estabilidad de un país es importante. Entiendo que hay que ser buen político. Entiendo que hoy existen poderes económicos grandes que son capaces de cambiar un proyecto de ley con un par de llamados en vez de cambiar por que se hicieron marchas, manifestaciones o huelgas. Puedo llegar a entender todas esas cosas. Pero ya basta. Siembren cojones y coséchenlos pronto, porque la gente necesita cambios importantes para mejorar la calidad de vida. Ya basta de hacer feliz al amigo de la UDI. Ya basta de hacer feliz al amigo imaginario de la SOFOFA. Cómprense un espanta-cucos y dejen de tener miedo. De una vez por todas superemos la frase “en medida de lo posible” y cambiémosla por “estas son las medidas para hacerlo posible”. Dejen de ser una decepción y empiecen a ser un ente importante.

El bueno, el malo y el feo: los deberes de cada uno

17 Dic

La mañana después de la elección debe haber sido distinta para cada grupo socio-político del país. Para la gente, la masa, el volumen, la verdadera mayoría del país, debe haber sido una mañana rara, un poco con esperanza, un poco con suspicacia. Lo común es que todos deben haber despertado con algún grado de expectativa, ya sea negativa o positiva. Para el segundo grupo, hoy la minoría, llamada la Alianza debe haber sido una mañana desagradable. No saben si es el fin del comienzo o el comienzo del fin, pero algo en común se debe haber sentido en todas las cabezas pensantes del mundo de la derecha “algo tiene que cambiar”. Pero el grupo que debe haber tenido la mañana más difícil tiene que haber sido el tercero y último grupo, los mal llamados “Nueva Mayoría” tienen que haber despertado con un poco de dolor de cabeza, y no lo digo por la resaca de la celebración, si no que por la simple idea de que ahora les toca cumplir. Y en este escenario cada grupo tiene deberes muy importantes, cada uno igualmente necesario para lograr los cambios profundos que se necesitan en el Chile de hoy. Si uno de estos grupos se duerme en los laureles, el resultado final puede no ser el esperado, y una vez más, la gente estará decepcionada de los políticos y el descontento hacia ellos crecerá, pudiendo tener un resultado que será, al final, muy malo para todos.

Mandatario-se-reunió-con-la-directiva-de-la-UDIPartamos por el grupo más herido.  La derecha, o centro-derecha como algunos quieren llamarla hoy. Les fue mal en las municipales, les fue mal en las parlamentarias y como guinda de la torta, les fue mal en las presidenciales. Después de 50 años en que no habían podido llegar al gobierno por la vía democrática, hoy la deben dejar con un sabor amargo. Y la centro-derecha política, por muy mal herida que esté, no se debe considerar un contrincante débil. Es verdad que hoy tienen un poder disminuido en ambas cámaras, pero yo prefiero verlos como un lobo herido. Puede que este cansado, puede que no camine bien, pero mientras tenga dientes, aún puede morder. ¿Cuál debería ser la función de este grupo? Nada más que la actualización de sus ideales y principios. Creo que es hora de que en Chile tengamos una centro-derecha de verdad y no aquella derecha pinochetista que se quedó pegada con el discurso del marxismo internacional. En cada gobierno se necesita una oposición ordenada y bien parada, porque en ella recae la función de la fiscalización y de impedir los excesos. Será responsabilidad de ella ver que todo se haga bien, ojalá, sin ser un obstáculo a los cambios que se requieren. Es hora de que la derecha sea más de centro y vea los problemas que aquejan a la gente y no concentrarse en los ejes valóricos de los viejos estandartes. Es hora de que los Novoa, los Melero, los Coloma, los Lavín den un paso a un lado y dejen a los Kast (a Felipe, el que se hace llamar “joven”), a las Rubilar, a las Pérez (Lily, no Víctor), etc. Por más que no sea admirador de la derecha, mantengo la idea de que es necesario que se ordenen y se reformulen. Ojalá que este terremoto les sirva para darse cuenta que necesitan ser más “RN” y menos “UDI”.

La gente también tiene una función importantísima. Una de los grandes logros del gobierno de Piñera fue hacer que la gente descargadespertara. Después de 20 años de estar dormidos, los chilenos nos dimos cuenta de que el país que nos pintaban a diario no era tan magnífico. Nos empezamos a dar cuenta que la desigualdad que se vive día a día es algo insultante. Que si bien somos un país con un ingreso per cápita de 20 mil dólares, tenemos una población de casi 90% que gana menos de 900 dólares mensuales. Que las maravillas modernas son caras. Que el bombardeo de publicidad nos lleva a hacer compras que no necesitamos para endeudarnos con plata que no tenemos. De eso y más se empezó a dar cuenta la gente. Los movimientos sociales se multiplicaron  y las huelgas empezaron a hacerse algo común. La gente que esperaba 30 minutos en el paradero ya no lo consideró algo normal y se tomó las calles. Los estudiantes, los homosexuales, los Mapuches e incluso los enfermos marcharon para ser escuchados y considerados. Mucho se ha avanzado en el despertar en estos cuatros años, y sería un gran retroceso que con el gobierno de la Pdta. Bachelet, nos volviéramos a dormir. Yo, personalmente, critiqué bastante el gobierno del Pdte. Piñera. Traté de estar informado, de leer, de reflexionar. Salí a la calle un par de veces. Pensaba en las soluciones de fondo y criticaba las soluciones superficiales que se aplicaban. Y si bien voté por Bachelet, no voy a dejar de hacer lo mismo. Y espero, que la gente esté en las mismas. No permitamos que nos duerman y estemos atentos cada día a lo que pasa. Tenemos 2 opciones: esperar que los gobiernos mejoren por iniciativa de los políticos o por iniciativa de la gente. Creo que la segunda es el camino más rápido.

bachelet0011Por último quise dejar al grupo que hoy la tiene más difícil, pero no menos importante. Hoy, la Sra. Bachelet junto a su nueva mayoría tienen una oportunidad de oro para lograr la mayoría de los cambios profundos que se requieren hace tiempo. Tienen mayoría en ambas cámaras y solo necesitan conquistar a unos pocos para lograr los quórum necesarios para reformas a leyes que están anquilosadas desde la dictadura. Hoy las expectativas son aún más grandes que con Piñera. Hablando a título personal, yo voté por ud. Sra. Bachelet tanto en primera como en segunda vuelta. Le creí a pesar de que leía todos los días razones para no creerle. Mantuve mi voto a pesar de las burlas de mis círculos más cercanos. Nunca tuve la duda y en cierta forma, trate de olvidar lo que hizo y NO hizo en su gobierno anterior. Como le dije a varias personas, mi voto fue uno de esperanza, porque de todo el mundo político, la que tenía las mayores (y mejores) probabilidades de hacer los cambios que se piden es ud., y por eso voté por ud. La coalición a la cual pertenece tiene la posibilidad de cambiar el rumbo de este país en forma positiva. Tienen la (última) posibilidad de que haciendo estos cambios la gente olvide los errores que cometieron en el pasado. Si logran hacer esto, tal vez, la gente se interese más en la política y se olviden del discurso que por tantos años la derecha ha implantado “para que voy a ir a votar, si mañana igual tengo que ir a trabajar”, alejando el peligro inminente de la des legitimización de la política. Puede ser que les estoy dando una imagen de que son los salvadores del país, y pido las disculpas si sueno así. Pero en cierta forma y de acuerdo a lo que han prometido, tienen algo de eso. Pero les advierto, que si no cumplen, seré el primero que estará en las calles protestando contra ustedes.

Cada uno tiene sus deberes y solo espero que cada uno cumpla. Ya es hora de hacer un cambio de rumbo.

La Nueva Nueva Mayoría: La Abstención. Una teoría.

19 Nov

Era el gran “miedo” de muchos. Y lo pongo entre comillas porque no sé que tanto le asusta a la clase política el hecho de que millones NO vayan a votar. Desde el año 90, los votantes fueron disminuyendo elección tras elección, y la clase política, en vez de reaccionar, se puso en primera fila y sólo se dedicó a comer popcorn como buen espectador que va al cine. Pero es un fenómeno que debió ser tomado en serio hace 10 años. Hoy, vemos los primeros signos de dicha enfermedad, que será crónica y (ojalá que no) terminal.

File_20111116148El voto voluntario fue un despertador claro. Con el voto obligatorio se podía esconder un poco debajo de la alfombra la abstención, gracias al hecho de que el padrón no crecía porque la gente no se inscribía. Al final, la clase política se quedaba con la punta del iceberg, “preocupándose” de los que están en los libros y excluyendo a los que no “estaban ni ahí” con las elecciones. Un sueño que pronto se convertiría en pesadilla. Al implementar el voto voluntario se aprovechó de tener la inscripción automática, con lo que por fin podíamos saber cuántos son los que votamos, o mejor dicho, cuántos son los que no votan. En esta última elección presidencial, los que no votaron son  un 50% del padrón electoral total (aproximadamente unos 13 millones de personas). En las municipales, la abstención llegó a ser de un 60% del padrón electoral. Y nadie sabe de cuanto será en el futuro (el más cercano, la segunda vuelta que se vota en diciembre). Y por qué digo que la clase política debería estar muy preocupada de esto. Porque el día de mañana, ¿cómo explicarán y como van a legitimar la elección de un candidato si es que vota el 20 o 30% del total del padrón electoral? Si bien, con el sistema de voto obligatorio, ya habían candidatos elegidos con una sub-representación. Para que usted sepa, hubo candidatos que salieron elegidos con el 7% de los votos, considerando el total a los inscritos + los no inscritos con capacidad de votar. Un 7%! Pero pasó y no se hizo mucho ruido. Hoy, eso ya no pasará, porque las cartas están en la mesa, y obviar este elefante en el living ya no será fácil, por no decir también, no será recomendable.

Pero la abstención llegó, y al parecer, para quedarse. Y me interesa saber el porqué de este fenómeno. Y en especial, en esta votoelección, en donde hubo una variedad de ideas increíble. Desde una pobladora hasta una ex-presidenta. Desde un economista profesor de universidad, hasta un sanador mundial ex-economista del FMI. El rango de ideas era muy grande y con 9 candidatos, había para representar a todos. Pero la abstención fue grande. ¿Y las excusas? “es que ya no creo en los políticos….es que nadie me representa….para qué, si ya se sabe quién va a ganar” Excusas más, excusas menos, creo que hay una en la que hay que detenerse y analizarla en forma profunda. Chile es una sociedad basada en el éxito. No quiere decir que sea una sociedad exitosa. No es lo mismo. A todos, desde pequeños, en el colegio, en la universidad, en el trabajo, nos meten la idea de que hay que tener éxito, de que uno siempre tiene que ir a ganador, por lo que la idea principal que tenemos todos tatuados en el cerebro es “tengo que ganar”. Y es esa la idea que, en forma consciente o inconsciente, hace que muchos no vayan a votar. Esa es la idea de fondo. Los “no me representa” o “los no me interesa ninguno” son razones superficiales que reflejan la idea de fondo que es no querer votar por alguien que puede perder. Muchos podían estar de acuerdo con Sfeir, Claude, Miranda y hasta TJH, pero no fueron a votar por ellos porque (se supone) iban a perder. Entonces, al otro día, en la conversación de café iban a tener que decir que votaron por el perdedor. Y no me mal entienda, esto no tiene nada de malo. No es pecado votar por el perdedor. Pero como sociedad basada en el éxito, no es bien visto. Comprendo perfectamente que Bachelet o Matthei no sean del gusto, o no los represente, pero el hecho de que se daba por seguro que pasarían a segunda vuelta, hizo que los que no se identificaron con ellas 2 no fueran a votar. Ni si quiera pensaron en votar por los otros, porque iban a perder, y a nadie le gusta ser un perdedor.

No digo que esta sea la única razón de la abstención. Muchas deben ser las causas y sociológicamente hablando, no deben ser tan fáciles de explicar. Yo, sólo quise hablar de una posible causa, que para mí, está presente. Sin importar cuál sea la causa, espero que la clase política despierte y presente en futuras elecciones programas de gobierno que sean interesantes para los nuevos votantes. También, espero que los votantes pierdan ese miedo de votar por el posible perdedor. Quién sabe, tal vez, un día, sin saberlo, estén votando por el ganador.

Antes de votar, 3 consejos

13 Nov

FOTO_0120101223134403Se nos viene una votación más. Una fiesta de la democracia en donde (al parecer) los que celebran triunfos quedan con caña por 4 o más años, ya que al otro día no se acuerdan de lo que dijeron el día (o noche) anterior. Una oportunidad más que tenemos todos los chilenos (a excepción de los que viven afuera de nuestros límites, ya que ellos “no pueden opinar o decidir sobre lo que pasa en el país) de elegir quienes serán los pilotos de este angosto avión llamado Chile. Nota aparte es que curioso que elijamos a los pilotos pero no podamos elegir el destino, ya que eso se elije adentro de la cabina, a puertas cerradas. Pero, quitando todo lo malo es un día entretenido, con harta copucha, con harta expectación y con harta reflexión. Por mi parte, quiero cooperar con algo. Una pequeña guía de cómo votar este domingo. Una guía que servirá para la elección de diputados, senadores, CORES y, pensando en el futuro, también servirá para la elección de alcaldes y concejales. Ahora ojo, en esta pequeña y humilde guía no entregaré nombres, tampoco partidos. Trataré de ser lo más objetivo posible y sólo me fijaré en aquellos atributos que deberían ser considerados por usted al momento de votar. Por último, esta guía va dirigida a aquellos, que como yo, queremos ver cambios significativos en la política. Si usted piensa que está todo mal y que es hora de cambiar las cosas, bueno, veamos si está de acuerdo conmigo en los consejos que daré.

Muchas veces hemos escuchado la frase “no hay caras nuevas”, “son los mismos de siempre” o “¿cuántos años lleva este personajeescalona en el congreso?”. Y la verdad es que hay varios políticos que le han tomado el gustito del “servicio público” llegando a tener un trabajo soñado. El sueño del pibe, como dirían en Argentina. Diputados y Senadores disfrutan por 4 y 8 años respectivamente del sueño del pibe: buen sueldo, beneficios y la imposibilidad de que los puedan despedir de su trabajo, a no ser que cometan un crimen grave. Pero llegar tarde, faltar al trabajo, o simplemente, no trabajar no son causales de despido, por lo que no se rigen por las mismas reglas laborales que el resto. Y da algo de rabia ver a viejos apernados en el congreso. En esta elección hay algunos que irán por los 24 años seguidos. ¡24 AÑOS! y no digo que todos los políticos son flojos, para nada, pero de que hay algunos que ya se acostumbraron a “mamar de la teta”, los hay. Por eso, mi primer consejo para este domingo es: NO vote por aquellos que van por re-elección. Yo pongo como límite 8 años. Si el candidato de su distrito o circunscripción va por su segundo periodo en el caso de los senadores o su tercer periodo en el caso de los diputados, sea inteligente y NO vote por ellos. Elija caras nuevas. Si un candidato, en 8 años, no logró poner a alguien nuevo con sus ideales o mejor aún, con nuevos ideales en zona electoral, hay 2 opciones: o es muy egoísta y cree que su zona electoral es su feudo, o es alguien parecido al “sol de invierno”, alumbra pero no calienta. Cualquiera sea la respuesta, este personaje no merece seguir en el congreso, y es hora de que pruebe lo que es trabajar en el verdadero mundo laboral. Elija las caras nuevas y no le de 4 u 8 años más de vacaciones pagadas a los mismos de siempre. Usted me podrá decir que hay excepciones, y que más importante que una cara nueva son las moreiraideas nuevas. De acuerdo, pero repito: si dicho candidato no logró originar una descendencia política, no lo hará nunca.

Segundo consejo. ¿Usted quiere que su comuna, distrito, circunscripción mejore verdad? ¿Usted quiere alguien que en verdad conozca los problemas suyos y de sus vecinos? ¿Usted quiere a alguien que además entregue soluciones que consideren la idiosincrasia local? Entonces no elija a alguien que no sea oriundo de esa comunidad. Si a su distrito llega alguien que fue designado a dedo, y que además, vive en otra región, ni se le ocurra votar por él. No sea pavo. Elija a la gente local. Si vive en Puerto Montt y uno de los candidatos vive en Santiago, ¿cree que podrá darle las soluciones que en verdad necesita? O para no sonar tan “talibán”, quien cree que conoce mejor la zona, los problemas, el día a día: ¿un candidato oriundo y que vive en la misma comunidad que usted o alguien que viene de afuera? Hoy estamos llenos de candidatos allegados, fenómeno que se repite en todos los pactos políticos. Pero es hora de cambiar esto. Es hora de demostrarle a la clase política que no queremos allegados, queremos gente nacida y trabajada en la zona electoral de uno.

Tercer consejo. Digamos que se decidió por un candidato. Le parece simpático, le parece creíble y hasta cree que esta persona SI va Guido_Girardi_es_el_nuevo_presidente_del_Senadoa cambiar Chile. Bueno, si tiene la posibilidad, “Googleelo” y vea su vida política-personal. Sepa que comentarios ha dicho. Conozca sus vínculos. Descubra que piensa de los temas que a usted le importa. Mande mails, pregunte. En caso de que esté pensando en la re-elección de un candidato, no se guíe por la campaña. En la campaña son todos bonitos y simpáticos. En campaña, la clase política es una hamburguesa del McDonalds: todos se ven perfectos. La impresión viene cuando uno los elige. Por eso, no se lleve sorpresas y vea como ha votado en el congreso. Que leyes ha tratado de promover. Como ha sido su asistencia y su actuar político. Infórmese. No le tomará más de una hora. Por último, hágalo para que al momento de decir por quien va a votar, no de la respuesta clásica de “es que es tan buenmozo” o “es que me regaló una polera y un lápiz”.

Siempre me acuerdo de una frase que se me quedó grabada para siempre “los pueblos tienen los gobernantes que se merecen” (Gaspar Melchor de Jovellanos). Tratemos de merecernos mejores gobernantes de los que hemos tenido en el último tiempo. Elijamos informados. Elijamos con exigencias básicas. Si no, seguiremos en la misma, obteniendo los malos gobernantes que los malos votantes eligieron.

¿Que pasaría si llegara a pasar?

27 Ago

ImagenPartieron. 9 candidatos comienzan la carrera por ser el/la próximo/a presidente de Chile. Roxana Miranda, Michelle Bachelet, Evelyn Matthei, Marco Enriquez Ominami, Ricardo Israel, Tomás Jocelyn Holt, Marcel Claude, Alfredo Sfeir y Franco Parisi son los que lograron inscribir sus respectivas candidaturas en Agosto, y desde ya están en competencia. Cada uno llega con distintos apoyos, ya sea político, ciudadano o ambos (dependiendo de lo que diga cada uno). Cada uno llega con distintas promesas, programas de gobierno, planes, ideas, arengas y ataques. En fin, cada uno va a querer diferenciarse del otro para lograr la mayor cantidad de votos, dándole la posibilidad de gobernar Chile por 4 años y cambiarlo mucho, poquito o nada.

Sin querer entrar en un análisis extenso de cada candidato, quiero que imaginemos Imagenun escenario que puede llegar a pasar. Este escenario imaginativo no lo entrego para sembrar miedo, para nada, para eso están los diarios masivos y noticieros centrales. Este “escenario” solo lo nombro para hacer el ejercicio de que es lo que podría pasar. El sistema de votos que tenemos hoy en día permite poder imaginarse el escenario que les voy a proponer. Hasta antes de las elecciones municipales de 2012, en Chile se tenía la inscripción voluntaria con voto obligatorio. Esto daba varias garantías a los políticos. De a poco fueron apareciendo cada día mas y mas encuestas que pronosticaban (algunas con más errores que aciertos) los resultados de cada elección. En cierta forma, estas encuestas eran una especie de “spoilers”, y en el mundo político, al parecer, los candidatos eran adictos a los “spoilers”. Muchos podían ver en una encuesta un arma filosa que podía ascenderlos a la gloria de la victoria. Pero la encuesta era un arma de doble filo, ya que a otros, solo les significaba un gran dolor de cabeza, ya que predecía su derrota antes de que se emitiera el primer voto.

Pero a partir del 2012, esto cambió. La mesa de dio vuelta, cambiándose por un sistema de inscripción automática y voto voluntario, ampliando la masa electoral de 8 a un poco mas de 13 millones de votantes, es decir, 5 millones de votantes mas. Con este sistema, y como quedó demostrado en la última elección municipal, las encuestas perdieron su poder predictor, los políticos dejaron de confiar en dichas armas de doble filo, y el escenario cambió, tanto para el elector como para el candidato. Hoy, predecir una elección antes de tiempo es difícil. Y aún prediciéndola, la gente puede tomar esto y hacer totalmente lo contrario, anulando la predicción de la encuesta, lo cual agrega mucho condimento a las próximas elecciones.

ImagenDentro de los 9 candidatos, hay algunos que pueden tener mejores posibilidades de salir elegidos que otros. Bachelet y Matthei son los nombres que corren más seguros para llegar a segunda vuelta porque son parte del duopolio político, aquel que ha gobernado 24 años, apoyados por maquinarias políticas, militantes y por una promesa de continuar con la estabilidad del país. También, son representantes del descontento que tiene la gran mayoría hacia la clase política, algo que es ventajoso para los otros 7 candidatos a la presidencia. Y, como estamos en un sistema de ruleta rusa en donde cualquier cosa puede pasar, es que les pido que imaginen el siguiente escenario: ¿Qué pasaría si Roxana Miranda, Marcel Claude o Alfredo Sfeir salieran elegidos Presidentes de Chile? ¿Se han imaginado cómo reaccionaría Chile, tanto su gente, como su clase política, como también el empresariado, si democráticamente saliera elegida Pdta. de Chile Roxana Miranda? Y repito lo que dije al principio, con esto no quiero meter miedo ni nada parecido. Tampoco estoy mirando en menos a los candidatos mas “outsiders”, para nada. Solo quiero pensar que pasaría en ese escenario. ¿Cómo serían los titulares de los “grandes” diarios de Chile? ¿Qué diría don Agustín Edwards, a través de su bestia “El Mercurio” si un Marcel Claude o un Alfredo Sfeir salieran elegidos? ¿Cómo sería el titular de la Segunda (también de don Agustín)? ¿Sería uno incendiario y terrorífico, tratando de crear pánico en la gente, o sería uno serio y acorde a los tiempos en que vivimos? ¿Existiría una campaña de terror por parte de los medios de comunicación? ¿Cómo reaccionaría la “honorable” clase política de nuestro país si se eligiera como presidente a una pobladora, dirigente de ANDHA Chile, o a un ecologista que se viste con túnicas y ocupa pelo largo, o a un candidato algo más extremo que promete la renacionalización del cobre? ¿Qué diría la UDI, RN, DC, PS, PPD? ¿Aceptarían que sus candidatos perdieron y que ahora tendrán que negociar con candidatos que nunca se imaginaron tener de Pdte? ¿Cuál sería la opinión de los peces gordos de Chile, de los Luksic, de los Matte, de los Saieh, de los Paulmann? ¿Cómo reaccionaría el empresariado representado por la SOFOFA y la CPC? ¿Cuál sería la opinión de las ISAPRES y las AFPs si estuvieran frente a un Pdte que no es parte del duopolio político que a ellos tanto les acomoda? Y todas estas preguntas no las hago porque crea que los candidatos que he nombrado sean malos, peligrosos o que vayan a dejar la crema en el país. Hago las preguntas porque sería interesante saber que tanto hemos avanzado desde la elección de Allende en 1970, época en donde los discursos y mensajes de terror se originaron desde los mismos grupos económicos/comunicacionales/políticos que siguen estando al mando del país hoy en día.

Sin pensar en el cómo aplicarían los programas de gobierno, sin fijarse en si se Imagensometerían al protocolo político o no, me produce interés imaginarme cómo reaccionaría Chile con una noticia así. Y aquí retomo lo que hablaba al inicio de la columna. Con el voto voluntario cualquier cosa puede pasar. Y ante esa idea, hay que ponerse en varios escenarios, cada uno más interesante que el otro. Hoy en día todos piensan en el escenario fácil, que es la elección de Bachelet o (algo más difícil) la de Matthei. Pero, y repito, ¿qué pasaría si sale elegida Roxana Miranda? Hoy existen 5 millones de votantes nuevos que puede ir o no ir a votar, que no se sabe que tendencia son, cuáles son sus ideas, sus proyectos y sus ambiciones. Y si tomamos como referencia la última elección con este nuevo sistema, tenemos que el 60% del padrón no fue a votar. Este 60%, si se decide ir a votar y por esas cosas de la vida, decide votar por alguno de los candidatos “outsiders”, los resultados se alejarían bastante de los esperados por el establishment político/económico.

Les dejo el ejercicio. Al menos a mí, me produce mucha intriga en lo que podría llegar a pasar.

Imagen

Centro de Derecha Popular

14 Jun

Centro de Derecha Popular

Concertación, no más.

16 May

ImagenTraición. Enojo. Decepción. Rabia. Esos son algunos de los sentimientos que sentí cuando supe que no tendrías primarias parlamentarias. Las razones del porqué ya no importan. No me interesa saber si fue culpa de los radicales, de los socialistas, de los DC o de los PPD. No me importa saber si fue Andrade, Escalona, Gómez, Auth o Walker. El hecho está. Ya no fueron (al menos legalmente). Tuvieron meses para organizar, negociar, llegar a acuerdos y justo, justo en el último minuto se cayeron. Se llenaron la boca (en especial Andrade) diciendo que ustedes eran los paladines de la democracia porque serían casi los únicos que harían primarias parlamentarias y al final no fueron distintos a la UDI (partido político reconocido por ser poco demócrata, a pesar de su nombre). Debo decirte Concertación, que hasta antes de este suceso, estaba dispuesto a votar por ti. Me creí (tal vez, estúpidamente) el discurso de que con ustedes podíamos avanzar en el combate contra la desigualdad. Me creí el discurso de que había que elegirlos a ustedes para producir los cambios necesarios en temas de binominal, impuestos, educación, salud, etc. Me creí todos tus discursos progresistas, de nuevas mayorías y todas esas cosas. Pensé que un nuevo gobierno de ustedes sería distinto a los 20 años anteriores. Pero después de ver tu verdadera cara te digo que así “Ni cagando” (disculpen mi francés).

Ya te he bancado mucho. Soy hijo de padres Concertacionistas, por lo que mi tendenciaImagen política era algo obvia (nota al margen: Office trató de corregirme la palabra “concertacionista” y me dio como opción “conservacionistas”. Irónico). Para el lector que piensa que soy “básico” al aceptar una tendencia política por herencia, le encuentro la razón. En ese sentido fui básico y lo reconozco. Por años crecí pensando (y escuchando) que la Concertación era lo máximo. Que eran de “izquierda”. Que ellos no eran como la derecha. Cuando niño y joven, no tenía mucha información, por lo que me quedaba con eso y lo repetía. Pero a medida que fui creciendo me di cuenta de la verdad. La “luz” me llegó (irónicamente) cuando tu (Concertación) dejaste de ser gobierno. Ahí me di cuenta de que hubo varias cosas que dejaste de hacer. Ahí supe que en varios temas preferiste gobernar con los más ricos antes que con los más pobres. Hubo varias leyes que no pudiste impulsar porque nunca llegaste a acuerdo con la derecha, pero que como nunca presentaste la ley, nunca quedó registro. Hoy, solo puedo concluir que te faltaron “cojones”. Y te critiqué mucho. Pero aún quedaba algo de esperanza en mí. Aún pensaba que podías mejorar. Que la derrota en las presidenciales de enero del 2010 te ayudaría a madurar. Todavía creía que en la derrota te ibas a sacar el barro de los ojos y que ibas a reconocer todo lo que dejaste de hacer por querer complacer a los más ricos, a los más poderosos, a los más “amigos”. Mis grupos sociales se reían de mí porque yo aún te defendía. Mis amigos y polola me decían ridículo porque pedía que votaran por ti. La gente me miraba con cara extraña porque yo aún estaba dispuesto a creer en este nuevo proyecto de país. Y tenía la intención de hacerlo. Con la llegada de Bachelet, hubo señales esperanzadoras. Formar una nueva mayoría. Integrar a agentes políticos que estuvieran fuera del duopolio que ha gobernado por 20 años Chile. Dejar que tu coalición se rejuveneciera con ideas nuevas y “radicales”, con el fin de volver a tus raíces. Esas con las que dijiste alguna vez “la alegría ya viene”. Pero una vez más demostraste que no te interesa.

La opción de hacer primarias parlamentarias era una señal importantísima. Cuando uno de los gritos de la gente es tener más participación, acercarse al mundo político, ustedes (al parecer) habían tomado el guante y se pusieron (al parecer) las pilas para cumplir con esas exigencias. Una buena señal fueron las primarias en las municipales. Pero ahora tenían la oportunidad de oro por hacer primarias legales y reconocidas por estamentos públicos. Y repito, tuvieron todo el tiempo del mundo para organizarla. Más de 5 meses para llegar a acuerdos, para programarlas, para decir quiénes iban en que distritos. La oportunidad se la dieron en bandeja para diferenciarse de los partidos de derecha. Se les dio un salvavidas al tener la opción de hacer primarias con candidatos de todos los espectros de la centro-izquierda. Pero una vez más demostraron su verdadera cara. Decidieron continuar con los negociados entre 4 paredes. Eligieron las designaciones por dedo de sus candidatos. Optaron por seguir siendo una coalición gobernada por los mismos de siempre. Ni si quiera la llegada de Bachelet hizo que te ordenaras Concertación. Y aquí aprovecho de decirle a la Sra. Bachelet que si usted esperaba que con su sola llegada todo quedara ordenado, estaba muy equivocada. Para eso, debió haber llegado antes para trabajar por el orden interno.

ImagenAsí que hoy te digo Concertación que ya no pienso votar por ti. Si no pudiste cumplir con primarias ¿Quien me asegura que el día de mañana cumplirás con temas críticos tales como reformas tributarias, cambios políticos como el binominal, educación y salud de calidad, regulación de las AFPs, etc.? No. Ya no te creo. Ya no confío. Y mañana no votaré por ti.

Sé que no te importa. El hecho de que yo no vaya a votar por ti no producirá cambios en la conducción de tus partidos. Tengo claro que Escalona, Andrade, Auth, Walker, Girardi seguirán siendo tus representantes y harán lo que sea por tener fotos con Bachelet. Estoy seguro que no harás los esfuerzos por revertir esta gran traición y que te importará un soberano pepino el hecho de que yo no vaya a votar por ti. Pero igual te lo digo para que sepas, y en cada votación te lo recordaré. Tuviste la opción de sumar gente pero decidiste restar. Espero que estés orgullosa.